Betina Barrios Ayala

Rusia en el Teresa Carreño

In Crónica, Reflexión on septiembre 18, 2013 at 10:57 am

Sábado, 14 de septiembre.

1:00pm.

Fui a comprar unas entradas para ver el Ballet Ruso en 20 Bs. No siempre me ha gustado el ballet, es reciente todo el asunto. Mariana me invitó con unas entradas de cortesía de la Embajada de Noruega hace un par de años y me pareció increíble. Comprendí a una tía que iba todas las navidades a ver El Cascanueces.

No conseguí entradas, así que me dispuse a hacer algo de turismo en el centro. Subiendo una pasarela, -que tristemente han convertido en baño, al igual que muchos otros espacios- el teatro se comunica con el expropiado Hilton y un poco más allá el Museo de Arte Contemporáneo y Parque Central. Perfecto. Vamos a ver qué hay, o al menos por enésima vez, que nunca está de más: admirar el Miró, el Calder, el Chagall y los Picasso. Entro en el Museo. Un hombre saluda con cordialidad. No hay un alma en el lugar. Unos tres cuadros de Cruz Diez en penumbra con un papel bond fotocopiado al lado que los presenta. Me dispongo a  bajar y está cerrado. Le pregunto al hombre qué sucede y me dice que estamos en remodelación y montaje. Sólo están abiertas las salas bla y bla. Eso representa un 30% de todo el museo. Ni modo. Tengo que salir y buscar otra puerta que está saliendo a la derecha después de la curvita una reja verde.

Entro en un jardín decorado con tres esculturas. La última no tiene placa. Me gusta la del medio que es un ciclista descansando. Noto que está echado en una grama llena de monte que nadie ha cuidado. Sigo el camino y un árbol está decorado con una bolsa plástica, las tuberías se dejan ver, los vidrios están rotos y hay un Café cerrado. Atravieso esta segunda puerta y hay un hombre con cara de aburrido extremo. Saluda. Lo saludo. Exposición de sonidos de aves en algunas zonas del territorio nacional. Subo las escaleras y está el mismo montaje que la vez pasada. Llego arriba y hay una muestra de Víctor Valera. Eso es todo. Terminó el Museo. Interesante modelo de abandono y de tristeza. A lo lejos veo algunas de las obras de la Colección permanente, censuradas por la remodelación y montaje.

Nada, ni eso esta vez. Ni eso. Se supone que estoy en un complejo cultural, el cual carece de ella. Es como una espina. Cruzo de nuevo la pasarela y están un par de rusas, o eso creo que deben ser. Tomando fotos con una Tablet Samsung. Un grupo conversa al otro extremo. Espero que nadie esté planeando quitarles su inocente instrumento de pesca de souvenirs en Caracas. Entro a la Librería del Sur. Compro un libro de Luis Barrera Linares a 2 Bs. Estando por aquí entiendo más o menos el tema del Socialismo del Siglo XXI. Todo sale regalado, o eso quieren hacer pensar a los que se dejan seducir por las dádivas de la miseria.

***

Domingo, 15 de septiembre

5:00pm

Un par de llamadas. Moviendo piezas. Recibo un mensaje. Vamos al Ballet. Consiguieron entradas con la mamá de alguien que es ex Directora de tal y cual. Bueno, excelente. Después de todo si voy a ver a Rusia en el Teresa Carreño este fin de semana.

Hace cerca de un mes conocí a una señora rusa en una tarde de trabajo. Ella me dijo que había una crisis mundial y que aquí todavía no estábamos tan mal. Ella sabrá, pensé. Pero lo cierto es que no tengo idea de a qué se refiere porque yo no quiero ir más profundo en esta corriente de destrucción. Entramos al Teatro y acompañamos a Diego a comerse una pizza en el restaurante del lugar. Había un conjunto musical de jóvenes amantes del folklore. No sonaban mal, pero sin darse cuenta o por inexperiencia, el volumen era ensordecedor y no podía dejar de pestañear.

Llegó la hora. Entramos a la sala y una muchacha nos ayuda a ubicarnos en nuestros asientos. Hay otras personas ocupando nuestros lugares. No hay altercado, ceden el espacio y nos sentamos. La Ríos Reyna es un verdadero espectáculo. Hay puestos vacíos a pesar de que supuestamente no había entradas para la función. Me pregunto qué cara tendrá el revendedor que se quedó con ese negocio frío. A los vivos no todo puede salirles bien. Observo niños, muchos. Me temo que no se comporten.

El gobierno bolivariano en pro de la Cultura y las relaciones estratégicas da la bienvenida a la Gran Gala de las Estrellas del Ballet Ruso

Bolivariano. Gobierno Bolivariano, aquí y allá. Patria. Cultura. Comienza la función y me teletransporto a una situación agradable y romántica. De aquí me llevo el arte que había venido a buscar. Las piezas son impresionantes. Los bailarines unos dioses. Pero el piso está manchado, ojalá alguien hubiese pensado en pulirlo. En el techo hay restos de cotillón de alguna función anterior. Dejo de buscar detalles molestos y me concentro en lo mío. Llegó el intermedio. El baño está por explotar de gente. Espero pacientemente hasta que llaman por el parlante a la entrada en el salón. Aprovecho que ya no quedan tantas personas. No hay jabón y está inundado. Papel higiénico enrollado en el piso y en los anaqueles de los comercios no hay. Las puertas no cierran. La gente deja el agua correr. Me quedo cerrando los grifos abiertos y mirando en el espejo manchado todo el apocalipsis en el reflejo.

El Teatro está muriendo con sus fotos de Chávez abrazando niños en los pasillos. Con UNEARTE en el espacio del Ateneo convertido en mercado. Con el Parque Los Caobos hundido en la más profunda oscuridad y sus accesos cerrados por medida de seguridad.

Al término de la función, un niño de seis años grita celebrando enloquecido «¡Perfección!», una y otra vez sin parar. Yo me río de su ocurrencia sincera y desvergonzada. Que lejos estamos de ella. Que lejos estamos del arte. Qué largo se ha hecho el camino de la experiencia.

No sé mucho de Rusia, pero si todavía falta no quiero parecerme a ella. Solo en el ballet.

Solo en el ballet.

Anuncios
  1. Doloroso pero estupendo, como siempre!

  2. al menos viste el ballet, algo hermoso, pero por lo demás… te digo que todo esta destruido mi querida betina, muy triste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: