Betina Barrios Ayala

A los que nunca terminaron nada

In Crítica, Libros on julio 15, 2013 at 6:31 pm

Releer es un ejercicio de placer. Por supuesto que leer también lo es, pero hacerlo repetidas veces es el arte de identificar las genialidades que se escapan en las primeras comunicaciones con los textos. «A los que nunca terminaron nada» es un cuento que he releído con delicia una y otra vez. Vale la pena disfrutar muchas veces de un buen trago. Este cuento es un símil para ello.

Una magia que se desplaza a través de diálogos construidos con absoluta humanidad. La virtud de la narración que incorpora personajes mucho tiene que ver con la forma en que estos se comunican. En este relato se escapa el tiempo entre sensaciones que conmueven y asombran. A través de una descripción detallada del espacio, de las personalidades que interactúan, de sus comunicaciones y pequeños rasgos, se puede percibir un performance para el lector como piezas que se mueven en un escenario de teatro. Personajes vivos, reales, dolientes de esa infinidad de tormentos que jalan como torbellinos, pero que con suficiente sensibilidad y realidad asoman los verdaderos placeres de la vida.

La magistral pluma de Oscar Marcano queda puesta en evidencia. Relatar episodios perfectamente palpables es una virtud exquisita. En esta historia asoma personalidades tristes que poco a poco van develando rasgos que conmueven e irradian extrema simpatía. El lector puede terminar identificándose con cualquiera de ellos, porque si bien hay un drama expuesto, la espontaneidad de la trama desnuda la maravilla que se esconde en un encuentro impredecible entre dos desconocidos. A través de esta narración emprendemos un viaje a la fragilidad humana, los desaires de una vida sin promesas, un paseo por esas conversaciones que develan quiénes somos en realidad, cuánta intimidad puede mostrarse frente a un extraño y cuánto dolor puede irse en un buen rato.

Marcano presenta dos personajes que se encuentran evadiendo cada uno sus verdaderas tareas. Pedro, quien protagoniza el texto, tiene cincuenta años y se describe a sí mismo como alguien que le hace mandados a un librero, sentencia que tiene un futuro parco y se deja seducir por la entrada de una mujer al bar que frecuenta. Ella se llama Tamara, una hembra espectacular, llena de atributos físicos que dejarían a cualquiera completamente seco de verla. Aparece con un vestido rojo y zapatos de tacón alto; antes de llegar allí pretendía asistir a una reunión de Alcohólicos Anónimos, pero se desvía y entra al bar de Tony.

La historia transcurre en medio del encuentro de estos dos personajes que se hallan profundamente solos y en horarios inadecuados para estar en un bar. Se excusan, se exponen y se liberan. Beben y hacen chistes que por momentos les hacen abandonar su profundo desahucio frente a la vida, y en un abrazo de identidades unidas por ese apego al alcohol se desata una historia breve, pero que de alguna manera toca las fibras sensibles del lector que se acerca tanto al texto que casi puede verse sentado en alguna mesa observando la escena.

Alberto Barrera Tyszka escribe en Prodavinci sobre «Solo quiero que amanezca» – libro de Oscar Marcano que contiene este cuento- reeditado por Punto Cero y ganador del Premio Internacional Jorge Luis Borges en 1999: «Aquí hay cuentos que muchos escritores hubiéramos querido escribir; cuentos que ningún lector podrá olvidar». Sin duda, «A los que nunca terminaron nada» es una clara muestra de ello. No tiene desperdicio alguno sumergirse en la gracia de lo impredecible. Esta historia satisface ese deseo de hallar maravillas en el fondo de los vasos que irónicamente se dice tomamos para olvidar.

Leer «A los que nunca terminaron nada»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: