Betina Barrios Ayala

Una gala para un periodismo en pena

In Crónica, Política, Reflexión on julio 2, 2013 at 8:30 am

Foto tomada del blog: http://hemerotecamusicavenezolana.blogspot.com/

Entré en La Piragua mientras repetía en mi mente la identidad falsa que asumiría. El salón estaba repleto de alegres agasajados que se hacen la vista gorda. Llegué tarde para escuchar a Laureano, pero justo para comenzar la fiesta. Lo primero que hice fue llegar a la barra y pedir un vodka con soda y limón, solo así para mí comenzaría la noche.

Una mujer con un vestido amarillo resaltador se dispuso a cantar piezas del folklore nacional con un tono pop americano. Sentí pena por ella y me di cuenta de que ya me había tomado todo el trago. Me pregunté dónde estarían los tequeños.

Repartieron unos números de rifa que me perdí y pronto estaba bailando merengue. Apareció Luis Chataing con Caterina Valentino, la segunda con un look escasamente innovador: unos grandes zarcillos con circones plateados casi hasta los hombros, y un vestido largo adornado con rosas azules en el pecho. Parecía que siempre quiso ser la anfitriona en la gran gala de la belleza del Poliedro.

Anunciaron la llegada de Henrique Capriles intercambiando chistes malos. Entró abriéndose paso entre la gente que se acumulaba en las faldas de la tarima. La multitud enloquece al verlo y lo rodean mientras gritan para tomarle fotografías. Se besan las manos después de tocarlo y él muestra una sonrisa permanente que pensaría que le genera dolor de cabeza.

Subió a la tarima y comenzaron los anuncios de los números ganadores. Sobre la gente paseaban cajas con licuadoras, microondas, batidoras y zapatos con la estampa de la bandera. De pronto no importaba el número y muchas franelas volaban por el aire. Los presentadores alabaron su brazo para lanzar. Muchos temieron quedarse sin cabeza. Me tocó ver el festejo convertido en un acto político más parecido a un concierto. Las mujeres se morían por subir para abrazarlo, y de repente parecía que no era un gobernador, sino más bien un salvador. Era un patrón repetido que mostraba las pocas esperanzas de cambio que alberga una sociedad que ve en sus funcionarios a los más grandes artistas de la fama. Me decepcioné. Siempre llega el momento en que sabes que el problema no son ellos, sino los que los eligen y convierten en santos, sin sangre ni huesos. Después toca calárselos cuando el poder ya es tanto que humanamente no hay nada que hacer.

Me dio sed y estaba larga la exposición de lecciones no aprendidas. No había más que una vodka con sabor a “raspberry” que poco me entusiasmaba, pero decidí no darle importancia y me la tomé. Tuve que dejar el trago de nuevo para bailar salsa. La gente estaba eufórica en medio de su festejo por el periodismo ausente y desnutrido.

Henrique se despidió en el micrófono diciendo que aún nos queda twitter.

Y que siga la fiesta.

______________________________

Condecoración periodistas de la Cadena Capriles por la Gobernación de Miranda

Viernes 28 de Junio de 2013.

10:30 pm.

Las Mercedes. Caracas.-

Anuncios
  1. Tenia tiempo que te leia betina, un plcer volver a leerte

  2. Beti, cuando escribas puedo escuchar tu voz perfectamente. Me encanto el tono que utilizaste al escribir esta crónica. Lo compartí en Facebook con mi mama y su equipo de periodistas.

  3. Así es!!!, es triste pero es la realidad en que se ha convertido el periodismo; así anda medio país….

  4. Bueno Betinita, ya ahí lo dijiste todo. Si se le agraga más, la sensación de real maravilloso nos convertiría en un vodka con sabor a “raspberry, papelón con limón”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: