Betina Barrios Ayala

No se repite

In Reflexión on marzo 15, 2013 at 10:58 pm

Hace años me enamoré así. Lo hice, claro que sí. Pero eso fue hace mucho tiempo ya y desde entonces no me ha vuelto a pasar nada parecido.

Tenía como doce años y estaba completamente loca por mi amor imposible. Estaba enamorada de alguien que no conocía. Le escribía cartas. Escuchaba su música sin parar. Decía que lo amaba. Y él no me había visto nunca, ni yo tampoco. Quizás alguna vez, pero desde muy lejos y él jamás me habría reconocido. Sentía orgullo porque había puesto el nombre de Venezuela en alto, lo admiraban con fervor en muchos países de América Latina. Y era encantador, de verdad.

Aprecié un amor falso, ajeno, lejano e imaginario que pienso es normal que todos sientan alguna vez en menor o mayor medida. Es frecuente en edades tempranas tener un ídolo y admirarlo desproporcionadamente quizás hasta el punto de llorar, sentir pasión y adorarlo sin saber exactamente cómo piensa, sin que haya contacto, sin compartir ni conversar, sin saber cómo huele o que tan alto es.

Esta situación de los últimos diez días en el país me hace pensar que hay muchos coterráneos que están sumidos en un amor adolescente viviendo una experiencia parecida. Personas que están amando a alguien con quien nunca se reunieron. Que no les dirigió una mirada, pero que sin embargo, forma parte de su alma y de su vida. Y eso yo lo respeto, porque a mí me pasó.

En algunos casos, este amor que estamos presenciando ha llegado muy lejos, inclusive hasta ser más importante que una madre, pues alguno mató a la suya como ofrenda para que se recuperara el difunto. Otro se quitó la vida porque no pudo soportar su pérdida. Sin embargo, no voy a utilizar este espacio para criticarlos y menos ahora en pleno y duradero duelo. Solamente quiero llamar a la conciencia a través de mis propios recuerdos.

Yo les digo a los venezolanos que quieren, extrañan y valoran a su ex presidente que ese señor lamentablemente ya no está. Se ha ido. Nada de lo que queda aquí en este mundo físico él puede moderarlo. No vivirá para siempre, nadie podrá encarnarlo ni pensar como él. Se alejó de la palestra y no va a regresar. Es momento de aceptar eso y también saber que habrá quienes intenten igualarlo, pero no podrán hacerlo. Esas personas serán siempre quienes son, no serán Chávez. Yo no lo soy, tú tampoco, nadie lo es, ni lo será.

No importa lo que les digan, por favor no les crean. Él no volverá. Les escribo esto por experiencia, aunque pueda sonar banal.

Sinceramente, cuando Florentino abandonó Salserín para ser solista, esta banda no volvió a ser lo que era. Y eso que el manager hizo lo posible por conseguir un tipo que fuese como él. Buscó por todo el país haciendo audiciones, e inclusive trató de encontrar un sustituto que fuese más guapo. ¡Pero qué va! eso ni siquiera era importante. Ese señor buscó hasta debajo de las piedras, pero René nunca cantó bien. Yo nunca le compré ni un solo disco. Salserín se acabó, simplemente más nunca fue lo mismo.

Nadie sustituye a nadie, eso no funciona. No importa cuánto lo intenten quienes se beneficien de ello. Y tengan la certeza de que lo intentarán, lo harán hasta el cansancio, pero la vida no es así. La gente no se repite, eso no existe. Acuérdense de eso.

Anuncios
  1. Con Mucho Swing

    Es bueno ver una aproximación personal y emocional a lo que ha estado pasando en los últimos días, pues creo que es la forma más sencilla de entender lo que sucede para quienes tenemos una visión distinta de la oficial. Considero que es una aproximación importante, ya que para mí, es el camino que nos permite entender al otro

    Tu analogía es muy clara, ciertamente el gobierno está tratando de mantener una orquesta que ya no cuenta con su personaje principal. ¿Lo logrará? esa es la gran pregunta. En Corea del Norte lo han logrado, pero en general es un reto bastante difícil, más aún cuando sabes que existe más del 40% de la población en contra.

    En lo personal, y a pesar de tratar de mantener cierta distancia, para mí estos días han sido un poco pesados. Todo está exacerbado por esa propaganda clara y absoluta que explota las emociones más básicas, ese legado goebbeliano característico de gobiernos totalitarios, que han aplicado parcialmente en nuestro país.

    Las consecuencias de todo esto ya las empezaremos a ver. Espero que la gente asuma esto de la manera más sana posible, y que el duelo nos traiga a todos enseñanzas que nos hagan ser mejores. Es todo un reto, hay muchos riesgos en el camino (sobre todo con la cantidad de declaraciones irresponsables que han hecho), pero soy ligeramente optimista, porque son estos golpes los que nos hacen comprender mejor el mundo, y crecer.

    • Que bonito comentario. Tienes toda la razón, estos días han sido particularmente pesados. Yo me he sentido muy mal, agotada e injustamente presa.
      Hemos sido testigos de imágenes y sentimientos abrumadores, personas deshechas en llanto mientras esperan horas con sus hijos para darle un adiós a su lider. En esta labor de observadores es vital intentar comprender al otro, ¿Qué piensa? ¿Qué siente?
      No es fácil en medio de esta polarización calzarse los zapatos de ese que piensa distinto, pero hay que hacer el intento para evitar la confrontación. Esa tensión junto a un discurso divisorio y violento nos aleja de la necesidad que existe de conciliar – además de estar sostenidos por personajes verdaderamente perversos e inescrupulosos que están jugando con el dolor ajeno de una forma cruel y descarada-.
      La aproximación es necesaria, la comprensión y el llamado a la conciencia. Solo nos queda seguir jugando la carta de la buena voluntad, la paciencia y la fe en que todo saldrá bien.
      Gracias por tu lectura fiel. Un abrazo,
      Betina.-

      • Ciertamente de acuerdo, es difícil calzarse los zapatos del otro (a menos que use la misma talla, claro está ;-)). Pero siempre lo intento, aunque muchas veces no lo logre, pues no sólo conozco chavistas que han tenido buenos gestos conmigo, sino que a pesar de ser excluído, rechazado y discriminado por este gobierno que se dice de todos, quiero estar en un país donde pueda vivir en paz.

        Aprecio tu punto de vista personal de las cosas. Para mí varios de tus textos son una especie de conversación cotidiana por lo que siempre me invitan a ser comentados.

        Saludos,

        Rubén

  2. Tienes razon mi querida Betina, perooo???? Hay mucha gente ignorante… Y que me disculpen tus lectores pero es nuestra lamentable realidad, muy triste realidad

  3. En un país en el que una juramentación presidencial es mero formalismo y Diosa Canales tiene prioridad editorial para publicar un libro, entender la gravedad inexorable de la mortalidad de seres mortales (redundancia intencional) es todo un desafío para quienes buscamos salir airosos de la inexorable gravedad de nuestra pre-modernidad cultural (redundancia sin intención).
    La hagiografía de Chávez, es como uno de los adornitos de bautizo -que aunque no acompasen con ningún criterio estético- muchas señoras conservan en la mesita de centro de sus casas: Nos recuerda la perpetuidad romántica y falseable del “todo pasado fue mejor”. Es un rincón sentimental inmune a la sociedad compleja, cambiante, invisible y -en ocasiones- punzante de nuestra frágil autoestima colectiva.
    Gracias por escribir!

    • Gracias a ti por la lectura, Xavier. La verdad es que, como bien señalas, nuestra sociedad padece de falta de autoestima. Todo basado en el recuerdo o reencuentro con un “redentor”, una persona que sea capaz de convertir una vida imperfecta, infestada de problemas en un ideal que no existe. De esto tenemos tantos ejemplos en la actualidad. Abrazarse a la fantasía de lo imposible, y aún peor, lo inexistente, es muy triste, pero parece ser lo que abunda en este colectivo del que formamos parte. Quizás lo que no entendemos es que se trata de realidades tan duras que sólo albergan esperanzas falsas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: