Betina Barrios Ayala

Maltratante

In Reflexión on febrero 9, 2013 at 1:46 am

Iba camino al cumpleaños de un amigo y me desvié para refugiarme en mi casa. Vi dos llamadas perdidas, apagué el celular y desaparecí de la forma más efectiva que conozco en estos tiempos modernos. Dejé el plato de comida por la mitad. Cerré la puerta cuando mi mamá me preguntó si era verdad que habían eliminado el SITME. Me senté en el piso debilucha llorando. Busco respuestas para este país que es un rompecabezas con todas sus piezas perdidas. No sé cómo César Miguel ha estado intentando encontrar la forma correcta de armarlo.

Recapitulo esta tarde, nada más.

Un motorizado sin luces en esta cueva negra, da la vuelta en U en la Francisco de Miranda cuando el semáforo está en verde. Con una sonrisa desafiante va haciendo curvas moviendo el cuerpo de un lado a otro burlándose de todos los que nos horrorizamos con su atrevimiento. Un autobús que se detiene en el medio de la calle cuando a la derecha tiene espacio para hacer su parada, paralizando el tráfico de viernes por la tarde. Carros estacionados en doble fila a ambos lados de la vía de cuatro canales.

Maltratos, abusos constantes.

Un supermercado abarrotado de gente y plagado de escasez. Un baño de cine en el que una señora le dice a otra “Mal educada”, y ella le responde “Mal educada tú, vete a tu casa. Vieja ridícula”. Un cheque como forma de pago hoy viernes rojo a las seis de la tarde antes de carnaval. Miro esos 1200 bolívares en el papel, hoy valen menos que cuando me los gané. Me toca cruzar a la derecha, pero el motorizado quiere pasarme, lo dice con su corneta y yo me tengo que resignar.

Me tocará dar la vuelta en esta ciudad.

Seguramente iba apurado a comprarse las “birras” que esta maravilla de desgobierno le dejó tomar en el asueto de carnaval. Sin darse cuenta que hoy mismo le van a empezar a costar más. Disfrutemos el fin de semana disfrazados de idiotas. Mientras nos vamos de parranda el costo de la vida se eleva como una figura liviana, perfectamente diseñada para volar. Y un disparo impune silencia historias sin piedad. Los créditos se van a hacer aún más duros de pagar. Los sueños se siguen partiendo en pedazos, dependientes de una alcancía contaminada con una fuga irreparable. Observo con detalle y me confundo pensando en qué elegir para tomar como ejemplo de lo absurdo. Me pierdo en este remolino de dolorosas verdades.

Así es esto,

Maltratante.

Severo.

Me encierro.

Aquí me quedo.

Me abrazo a mi insomnio con mi dolor de estómago.

Esperando que la guerra silenciosa comience a gritar.

Anuncios
  1. Betina! desde Bs As te abrazo, compartiendo esa angustia y la impotencia de saber para que lado vamos y la mayoria sin poder verlo. Hay días en los que me obligo a pensar que todo va a estar mejor, o quisiera, poder sentirme como los que idolatran, festejan e inmolan por estos *gorbernantes* y sus *modelos*, pero para eso tengo que dejar muchas cosas de lado, botar las convicciones y con ellas los sueños…y no me sale no puedo. Saludos!

    • Paola, recibo tu abrazo cariñoso con una sonrisa. Hay que seguir. Sin duda debe ser así, siempre habrá escape. Lo sano es crear esos espacios para que no nos trague la tristeza. Gracias mil por tu lectura y afecto. A pesar de ser unas perfectas desconocidas, este puente nos ha encontrado.

  2. Como siempre me detengo en hacer lo que este haciendo para leer esta experiencias escritas de tu forma tan cotidiana de vivir la vida, tratando de ganarte la vida como profe de yoga, o con tu betigranola.. Siempre me dejas halagado con tu forma de escribir. Solo te doy mi opinion. Tenemos que darle “una vuelta positiva” a toda venezuela y luego ciudad por ciudad para ver si asi logramos u mejor pais. Pd: me perdonas los signos de puntuacion no se xq no me deja colocarlos bien besos. Ahhh y por cierto ando como loco buscando el libro de barba azul me parecio muy interesante esa lectura que diste en tu anterior escrito. Besos!

    • Luis, gracias mil por tus halagos. En medio de mi sensibilidad a flor de piel se me escaparon unas lagrimitas al ver esa descripción de mi misma con mis clases de yoga y mi granola. Así es. Eso soy. Me resisto de cierta forma a la realidad. El cuento de Barba Azul es breve, lo busqué en internet y conseguí este PDF. Cuando lo leía de niña lo que más me impactaba eran las ilustraciones. Hoy día desconozco el paradero de esos libros. Muy feliz por tu lectura y comentario que me tocó suave el corazón. ¡Feliz Noche! http://www.espacioebook.com/cuentos/perrault/perrault_barbazul.pdf

  3. Admiro la forma en que escribes, pero me entristece profundamente el fondo de tu entrada. Gracias por relatarme de manera concisa y clara lo terrible que es la vida en Venezuela. Un beso Betina! No dejes de escribir. Me encanta tu blog.

    • Ale Celli, gracias por este bello comentario. Ya hoy me siento bastante mejor. La vida aquí es dura. Ahora mismo me quedo sin argumentos o respuestas, pero mirando hacia adelante siempre. Este blog es una gran alegría para mi, me da profunda satisfacción saber que lo disfrutas. Beso de vuelta 🙂

  4. Cada dia me sorprendes mas betina, mi profe de Yoga, la que prepara las galletas mas ricas y una excelente granolan de verdad describes las cosas tan sencillas pero tan relaes, me siento muy mal con la situacion del pais y veo que todo el mundo habla y reclama pero no pasa nada…es muy lamentable

    • Cecilia, la situación en que estamos es terrible. Hablamos, escribimos, pintamos y hacemos muchas cosas más, buscando la forma de distraernos y enfrentar con valentía cada día que parece que nos desinfla con tantas malas noticias. Pero hay que seguir. “Todo tiene su final, nada dura para siempre”. ¡Ánimo!

  5. Cuanta frustración reflejas en tus palabras! No muy distinta a la que siente mucha gente que a pesar de todo no termina de acostumbrarse a lo que pasa todos los días. En lo particular uno trata de ser positivo cada día para no vivir amargado, pero hay días de días.

    Me haces recordar el día que dejaron un muerto tiroteado en frente de mi casa, o la vez que vi que toda la via en sentido contrario de la autopista estaba trancada por un funeral de malandros con motorizados haciendo “caballito” sin que nadie dijera nada.

    Sin autoridad. Con un gobierno más pendiente de controlar el poder que de ejercerlo para lo que realmente sirve.Y sin dejar hacer nada a los demás, porque eso significaría para ellos ceder en algo aunque no hagan nada.

    Frustrante. Viendo como el dinero, para aquellos que no viven al día y no son multimillonarios, se nos esfuma de las manos sin posibilidad de ahorro o de una inversión sensata.

    A nivel económico, esa devaluación sincera un poco más la situación real de la economía. La inutilidad radica en haber dejado que las cosas pasaran hasta que lo hicieran por obligación. Pero a nivel personal, nos va a ir afectando día a día más, desafortunadamente.

    P.D. Me impresiona tu manera de escribir. Quizás sea tu narrativa en primera persona, pero creo que sabes transmitir bien tus emociones hacia los demás. A pesar de no sentirme tan mal bajo premisas similares en estos días, al leerte logras que me sienta pesimista (o sonriente, o interesado, como en otras ocasiones)

    Saludos!

  6. Siempre con tu pluma certera. Gracias!

  7. Betina, me hizo un nudo en la garganta tu texto. Las imágenes que muestras me hacen recordar a mis queridos amigos venezolanos que se buscan un pedazo de tierra al otro del mar. Escribes muy bello. Saludos desde México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: