Betina Barrios Ayala

Una mirada a Venezuela desde Lonely Planet

In Opinión, Reflexión on agosto 11, 2012 at 8:32 pm

Lonely Planet. South America on a Shoestring. Big trips on small budgets.

– Venezuela:

  • Best bargain: a red t-shirt with the face of Chávez and the title “patria o muerte/country or death” for USD 10.
  • Famous for: oil, tepuys, beauty queens and Simón Bolívar.
  • Travel hints: bring warm clothes for bus travel as they use powerful air conditioning.
  • Overland routes: there are nine border crossings to Colombia, one to Brazil and a boat crossing to Trinidad. There are no land routes to Guyana.

Así nos promociona y describe una de las ediciones de guías turísticas más leídas por viajeros a nivel mundial. Lonely Planet[1], informa acerca de excelentes herramientas para el turista pragmático. Sus publicaciones están dirigidas a lectores jóvenes que buscan conocer datos importantes, consejos prácticos y detallados acerca de sus posibles destinos. Realmente es una excelente opción referencial. El fragmento que cito al principio, lo saqué de una edición que encontré una noche de tragos en un hostal en Buenos Aires. Fui con unos amigos a hacer la “previa” en este sitio en el que vivían temporalmente varios otros amigos. Mientras la gente hablaba de cualquier cosa, tomé el libro entre mis manos, ya conocía la editorial: “South America on a Shoestring. Big trips on small budgets”. Me pregunté cómo nos venderían a miles de lectores los escritores de esta importante fuente de información para viajeros. Imaginé ser una viajante cualquiera, una mochilera que busca información sobre un hermoso país que tan pocos conocen, pero que tantos se mueren por conocer.

Tal fue mi sorpresa que en la introducción aparecían datos que ni yo misma conocía, y otros que me sorprendieron por su cercanía a lo que somos. “Así serán de útiles y precisas estas guías”. Quise ver cómo nos ven desde afuera, y me asombró y causó gracia que ese fragmento tan corto nos describiera con tal precisión. Eso de los aires acondicionados con temperaturas polares en los autobuses es algo tan nuestro. Puedes ir de Barquisimeto a Maracaibo, que son dos tierras bien calientes, y necesitar muy buenos suéteres y mantas para el camino. Lo mismo en los cines, restaurantes y centros comerciales. Somos adictos al aire acondicionado con muy bajas temperaturas. Por eso nos resfriamos con frecuencia. Aunque somos privilegiados por nuestro fabuloso clima, nosotros mismos nos embromamos con nuestra costumbre; que es tan propia y verídica que conforma un dato importante para un viajero poco exigente con presupuesto ajustado.

Me impresionó saber que no hay rutas terrestres a Guyana. La verdad es que ese territorio no tiene nada de “zona en reclamación”, ese territorio es otro país, completamente aparte, con otra cultura, que no habla español y con el que ni siquiera tenemos algún intercambio fronterizo activo. Me parece una completa burla que alguien pueda considerar que Venezuela tenga derecho de reclamar algo de un espacio tan lejano en términos más profundos que la distancia física. Realmente me causó gracia hasta dónde llegan las ironías de nuestra propia historia. Por seguro los habitantes de Guyana no podrán sentirse nunca  parecidos a un venezolano. Además de que no nos conocemos en lo absoluto, ¿Acaso alguien conoce Guyana?, estamos tan cerca, se supone que somos lo mismo, pero no hay manera de establecer contacto. Es realmente disparatado.

Quise compartir con ustedes esta anécdota completamente fortuita de encontrarme con nuestro país visto por un escritor de guías turísticas. Me encantó cómo nos descifran con tan pocas palabras y lo sorprendentemente precisos que son al punto de dar información que ni los mismos habitantes de este país conocemos. El turismo dentro de nuestro espacio se limita a puntos muy específicos, pocos son los que salen de la ruta costera, de margarita, la gran sabana y quizás Mérida. Todo lo demás es territorio desconocido para la mayoría. Sabemos tan poco de nosotros mismos.

Creo que es importante conocernos más a fondo para rescatarnos. Ponerse más en contacto con lo real, con el país, con nuestra verdadera identidad. Hay tantas cosas que no hemos visto nunca, hay tan poca curiosidad por lo que realmente somos. Tenemos que involucrarnos más con nosotros mismos, con nuestra gente, con nuestras costumbres, con nuestro interior. Es la única manera de ser más críticos, objetivos y venezolanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: