Betina Barrios Ayala

Servicio Invisible

In Opinión on julio 1, 2012 at 12:27 am

Honestamente cuesta surcar límites entre ficción y realidad cuando continuamente presenciamos – o formamos parte -, de innumerables situaciones cotidianas que nuestra particularmente caótica sociedad venezolana reproduce. Sucede cualquier cosa. Nada sorprende. No sé precisamente si eso nos molesta o nos atrapa.

Hay que empezar por el principio. Como venezolana que soy, me percato constantemente de la permanente ausencia de ley en nuestro país. Confieso, con toda responsabilidad, que así como me indigna la anarquía reinante, también me hace sentir que aquí puedo hacer lo que quiera. Todo tiene un  precio adicional al verdadero. Puedes conseguir complacer cualquier capricho pagando o burlando los procesos tradicionales. No hay garantías para el ciudadano/usuario corriente. Aquí siempre hay irregularidades. Somos todos pequeños retratos de la corrupción. En distintos niveles, claro.

Las escenas que presencié en mis andanzas aeroportuarias este fin de semana común y corriente – no era puente, ni fin largo –  se pueden resumir en dos palabras: ridículo y decadente. Fui testigo de escenas muy variadas que van desde maltrato infantil; cuando una señora manoteó en la cara a un niño ajeno porque le pegó a su hija, hasta sufrir las terribles consecuencias de perder un vuelo y esperar horas por una respuesta que nadie se dignó a ofrecer; y también pude sentir enorme indignación frente a la presencia de funcionarios del gobierno que con su chapa roja se comieron la fila para el chequeo. Ninguno se responsabiliza por nada. A pesar de que comprar un boleto a una compañía de transporte representa un acuerdo entre las partes, esto es pura ficción.

Desde hace varios años en Venezuela, lo más agotador de digerir son efectivamente esos momentos en que la sensación de “no garantía”, no se limita al sector público. Buena parte del empresariado de servicios venezolano es sencillamente cruel con sus usuarios. Se acabó ese sentimiento de resignación limitado al aparato gubernamental. Cada vez son menos las empresas privadas de servicios que respetan la verdadera esencia de su existencia.

En mi experiencia, las vinculadas al área de transporte son las más representativas en este aspecto; y ni hablar de las compañías de seguros, esa es otra historia. Aeroexpresos Ejecutivos[1], “El lujo de un avión por tierra” es una total falacia; inclusive como algunos recordarán, en una oportunidad se cayó el techo de su terminal en Caracas dejando fallecidos. Así mismo lo son nuestras aerolíneas, que ya nada tienen de lujosas, ninguna de ellas. Son recuerdos lejanos esas afirmaciones alegóricas al disfrute del servicio. Hoy en día, se muestran como una clara renuncia al ideal de servir. Se aprovechan de la fuerte demanda porque no hay oferta. Se monopolizan a la par que desmejoran su propuesta. Me avergüenza la actitud abusiva de compañías como Laser[2], que sobrevende vuelos y luego no tiene respuestas válidas para sus usuarios afectados. Es lamentable esa actitud. Tienes que llegar más de dos horas antes del despegue al aeropuerto para una ruta nacional. Comprar un boleto no significa nada, pueden cerrarte el check-in antes de la hora pautada para aprovecharse de tu retraso y vender tu boleto como si hubieses perdido tu oportunidad. La decadencia de nuestro país no es responsabilidad única de nuestros sucesivos malos gobiernos; el venezolano común que presta un servicio, maltrata a sus usuarios, convencido de que les está haciendo un favor.

Me resulta bien difícil eso de superar nuestra sensación colectiva de estar expuestos al agravio cuando no hay muchos valientes que quieran dar el ejemplo. El venezolano es abusivo en su conducta. Mientras esta marca esté impresa en todo lo que hacemos, la evolución va a demorar en llegar. Cada uno de nosotros representa el progreso, pero pocos quieren asumir la responsabilidad de formar parte de un sistema que funcione, que garantice y que sea responsable.

Exijamos nuestros derechos como usuarios. Si nos toca servir también demos el ejemplo. El país no va a salir de abajo solo, ni de la mano de un gobierno que instale nuevos códigos en nuestros cerebros. Hago un llamado a todos aquellos que son responsables de prestar un servicio en cualquier nivel para enderezar los estándares. Todos demandamos un país mejor, pero pocos asumen el reto de que así sea. Convirtámonos en el retrato de nuestras expectativas. Rescatemos el concepto de servicio.

Anuncios
  1. Estoy totalmente de acuerdo con vos. El servicio es algo que desde hace mucho tiempo se a perdido, y realmente pienso la mayoria de los Venezolanos no sabe lo que es un buen servicio. Pero esto es dado a que no muchos pueden viajar al exterior y ver otra cosa diferente a lo que aquí se vive. Pienso que este país lo que nesecita es una minima cantidad de compasión en cada uno de los que conformamos esta tierra. Nos falta mucho por recorrer.
    Tomás Gutierrez Alea hizo una pelicula llamada “Memorias del subdesarrollo” en el año de 1968. Relata la historia de Sergio, que mira todo desde adentro de la isla, preguntandose ¿Por qué, a pesar de que todo a cambiado, nada es diferente?

    Link Memorias del sub desarrollo:

    • Sergio! Gracias por leer siempre y compartir tus opiniones conmigo! Voy a mirar el documental! Esperemos que estas reflexiones sean un aporte para mejorar! Un abrazo,
      Betina.-

      • Gracias a ti Beti-Bu! por compartir contodos y dar el espacio para opinar. Es una película, más que un documental. Catalogada como la mejor película Latinoamerica. Espero que sea un aporte productivo para tu blog y para todos los que te seguimos.

  2. Gracias mil! No sabes cuanto lo valoro! 🙂

  3. Excelente Beti! Fui hace un mes a Venezuela y me paso lo mismo pero con Aserca, llegué 40 min antes del vuelo y resulta que no podía subirme al avión porque “cerraron” en check-in, cuando me percate de lo que ocurría alrededor había como 10 personas esperando desde la mañana que los subieran a un avión. A dormir en el aeropuerto, porque con ayuda de mi familia, compré otro pasaje por Aeropostal y salía a eso de las 6am. A eso de las 3am, llegan como 30 personas, entre ellas niños y gente mayor, venían de algún hotel donde los mantuvieron esperando y en ese momento, reclamaban respuesta de la aerolínea, pasaron 40 minutos mas hasta que salió alguien repartiendo cupones para hospedaje y comida de vuelta, prometiendo que al día siguiente si los iban a transportar.

    Lamentable como tratan a los usuarios hoy en día en nuestro país.

    • Es así Vane! Por eso es imprescindible reclamar de alguna manera. En este mismo fin de semana, un amigo que no lo dejaron subir al vuelo de Laser a Porlamar, se comunicó por teléfono con “alguien que arregla los desastres”. Se logró subir a un vuelo 7 horas después de haber perdido el suyo pagándole 900 Bs más. ¿Qué te parece?, La corrupción y el maltrato es pan de cada día. Hay que rescatar valores y calidad de vida.
      Gracias por visitar, Love,
      Betina.-
      P.D.: Estoy en Bs As en un par de semanas por pocos días! Vamos a comer y tomar alguito! 😉

  4. Este artículo lo deberían leer muchas personas porque definitivamente necesitamos un cambio. Hemos degenerado a tal punto que ya esto parece una aldea, donde mandan los que tienen poder y humillan al resto de las personas. Los empleados a quienes les pagan por el dinero que producen las empresas a través de los usuarios, es decir, nosotros los usuarios les pagamos el sueldo, simplemente nos tratan como ciudadanos de enésima categoría. El venezolano se olvidó de reclamar sus derechos porque simplemente no hay ni a quien reclamar. Esto es parte de la herencia que nos dejan los gobernantes nefastos que estamos teniendo. Hay mucho por hacer, lo que nos queda como ciudadanos comunes y corrientes es dar el ejemplo con nuestro comportamiento atenido a las leyes y nuestra queja, aunque no sea oida, por el reclamo de nuestros derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: