Betina Barrios Ayala

La Carlota

In Opinión on mayo 29, 2012 at 3:29 pm

Conversando con un amigo, mirando el fondo de pantalla de su teléfono, me dí cuenta  de que este era una fotografía de una vista aérea muy cercana del Aeropuerto de La Carlota; por supuesto, esto llamó muchísimo mi atención y a pesar de lo poco que conozco sobre urbanismo, le comenté  que de ser mía la decisión sobre cómo darle mejor utilidad al espacio que ocupa La Carlota, este sería un parque público. A esto, él me contestó que este proyecto está presente, que es algo que justo había conversado recientemente con alguien que le dijo que existe desde 2001, cuando Hugo lo mencionó por primera vez como una de sus promesas para Caracas.

Una vez más no es una respuesta que sorprenda. Cuando lo googleamos[1] para conocer un poco más del tema, estuvo que Hugo en 2001 lo señaló como una oferta entusiasta, pero en 2002, después del asunto del 11 de abril, dijo que este sería un espacio dedicado a la seguridad y defensa. Por supuesto, está claro que pasado el “intento de golpe de Estado de 2002”, Hugo se obsesionó con su seguridad personal y la de su gobierno. Igual no lo culpo en lo absoluto. No me puedo imaginar lo que ese día significó para él; metido en el ojo del huracán, con gente de confianza que traiciona, gente que abusa de su suerte, etc.

Ahora, es cierto también que es una promesa más. Es un proyecto incumplido, fraudulento, efímero, utópico. Es algo que se quedó de lado en todos estos años en los que gobernar es lo mismo que hacer campaña y proteger al gobierno de posibles ataques a su estabilidad. Es un fracaso, es una de esas promesas que le dices a un niño, se ilusiona y no se la cumples. Es una mentira. En once (11) años no hay avances. Supuestamente se instaló una cementera para comenzar el trabajo – dada la escasez, una garantía – ,pero eso es todo.

El proyecto no se ha hecho lo suficientemente público, y hasta me extraña dado que este año es electoral, definitivamente yo no lo dejaría de lado. La presidenta del Instituto Metropolitano de Urbanismo, Zulma Bolívar, declaró en marzo de este año que este proyecto debería ser el resultado de un llamado a concurso público, en el que el gremio de especialistas y la opinión pública, participe en la elección de qué hacer con esta oferta. ¿De qué manera será más útil para los venezolanos? Nadie tiene la verdad. Y el único modelo que da ese poder a las mayorías de proyectar sus necesidades, es la democracia. ¿Dónde quedó eso? Una vez más no hay constitución que valga. No hay electorado que lo apoye lo suficiente como para que una vez ganadas las elecciones tantas veces, Hugo consiga la motivación necesaria para hacer, más que ofrecer.

No podemos ser pocos los que nos cansamos de este juego. El tiempo es oro. Hay que tomar la responsabilidad de tener una mejor existencia. Debe haber más canales de la “democracia participativa” que sólo existe cuando encaja en su discurso. Especialistas han opinado, pero nadie los ha escuchado. ¿Hugo, cómo nos puedes pedir que estemos contigo?

Una vez más. Sólo piensas en ti mismo. [2]

P.D.: Andrés, estoy trabajando en escribir tu love story, pero necesito más tiempo. 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: