Betina Barrios Ayala

Tiro en la Cabeza

In Opinión on abril 10, 2012 at 11:02 am

Se lee tiro en la cabez?a. Me parece que pierdo hasta mi capacidad para tipear correctamente nada más de leer esas noticias. Hay que tener verdaderas ganas de eliminar de este planeta a un ser vivo cuando diriges un arma a su cabeza. ¿Cuándo dejamos de ser humanos? ¿Cuándo se convirtió nuestro país en esta intensa pelea sin contrincantes claros? El venezolano es víctima de la pérdida del autocontrol. Realmente es necesario replantear los valores que nos hacen “superiores” al resto de las especies que nos rodean, porque nos estamos alejando claramente de esa cualidad.

No es un caso que flota perdido entre varios otros. Es prácticamente un modus operandi. Tiro en la cabeza. Seas quién seas, con familia o sin ella. Un momento con vida, en otro sin ella. El tema de la violencia está vinculado a la posibilidad de dejar de lado al otro. Cada vez que una persona es capaz de agredir a otra es porque en un momento dejó de percibir eso que los hace semejantes.

Por momentos intento ponerme en el lugar de quien acciona el arma. Apunto hacia la cabeza. No entiendo qué estoy tratando de hacer. Para inmovilizar a alguien tengo otros objetivos en el cuerpo. Cuando apunto a la cabeza es porque quiero eliminarlo. Como en un matadero, un golpe seco en la cabeza para que no sufra. Contemplo la vida y mientras más intento pensar en cuál es el móvil para actuar de esa manera, menos logro entender. Cada día es una oportunidad para hacer cosas nuevas, cada sensación, cada emoción, cada contacto. Me tengo que olvidar de la vida para pegar tiros en la cabeza. Tengo que estar perdido de lo que me rodea. Estoy enfermo.

Pero, ¿Cuál es la respuesta? ¿Movilización Social? ¿Vamos a seguir esperando por nuestro “papá el gobierno”? El que nos da los dólares, el que nos da la comida, el que nos deja votar, el que nos da la casita para “vivir viviendo”. Creo que no es la forma. En el gobierno la violencia no es un problema, es un medio de control. Es un toque de queda tácito. Animémonos a hacer campañas pequeñas conversando con quienes podamos. Con el taxista que me llevo, con el marinero, con el heladero, con mi conserje, con la señora que viene a mi casa. Saquemos poco a poco de Venezuela este enano violento que está en nuestras cabezas. Porque está  en cada momento en que me desespero y grito,  en que toco la corneta, en que paso a toda velocidad e ignoro al peatón.

Demos ejemplos dispersos de paz. No sigamos esperando por el gobierno. Y la manera de hacerlo no es diciendo: “Este gobierno ignora la seguridad”. La manera es poniendo el granito de arena para construirla. Demostremos cada día a nuestros desconocidos el afecto y la sed por vivir. Compartamos lo que tenemos. Enseñemos al que no ha ido al colegio o tiene 5 hijos y maneja un autobús. Devolverle la esperanza al país en sí mismo es tarea de todos. Siembra aquello que sueñas con cosechar. Todos disfrutaremos de esos frutos. La violencia es un problema de todos. Acércate a quién parece distante. Quizás estaremos moviendo piezas para lograr lo que queremos. Vale la pena intentar.

Anuncios
  1. Es acertado este artículo, es por uno mismo donde hay que empezar a lograr la paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: