Betina Barrios Ayala

Sociedad Criticona

In Opinión on agosto 30, 2011 at 12:44 pm

“De lecturas paranoicas de las apariencias del otro,

está hecha la vida”.

Rodrigo Blanco Calderón.-

Lamentablemente a veces escucho hablar a mis amigos y me aterran algunas cosas que comentan. En Venezuela vivimos como en una sociedad de la colonia. Estamos en 1830, donde la ropa, el apellido, quiénes son tus padres, dónde vives o estudiaste resulta muy importante. Estamos muy atrasados. Las diferencias entre clases sociales están excesivamente marcadas y eso ha creado muchos complejos que terminan convirtiéndose en excusas para ser violentos. El venezolano como átomo de la sociedad está muy desgastado hundiéndose en frivolidades.

Es pan de cada día el tema de que en Venezuela no se puede salir a cualquier parte vestido así, como que vas a cualquier parte. Tienes que meterte en la película de que vas a una especie de concurso para probar si te ves lo suficientemente bien como para estar ahí. Donde cada quién busca con lo que tiene puesto decir que es alguien. Y a veces no se trata de cada quién; es que son los parámetros que existen para poder entrar a un local. Si estás solo no entras. Si no tienes escote tampoco. Si te olvidaste los tacones tampoco. Si celebran un cumpleaños, son diez y están medio borrachos tampoco.

Entonces,  ¿Cuál es la gracia de ir a un sitio si no es para llegar espontáneamente y divertirte? En Venezuela hay que dejar de ponerle barreras a la naturalidad y la diversión. Hay que dar más oportunidad a que la gente sea como le provoca ser. Que se vista como más le gusta, se corte y se pinte el pelo como quiera. Que se pueda usar un vestido corto con tranquilidad sin que te digan puta o desubicada. Esas son actividades del día a día, ¿Cómo puede provocar tantos comentarios y consecuencias el hecho de cómo se ve la gente? No podemos ser tan básicos.

En Venezuela queremos libertad, pero vivimos en unas cárceles sociales extremadamente crueles. No podemos criticar tanto. Hay que poner la cabeza a pensar en cosas más productivas. Perder tiempo y energía en diseñar cómo te vas a vestir es definitivamente una mala inversión cuando hay tanto para mejorar. Eso de pararte fuera de un local para que te miren y te analicen a ver si eres el prototipo de los robots que van a bailar ahí dentro, no es una anécdota agradable para contar.

Y este es solo uno de los escenarios que nuestra sociedad pide a gritos que cambie para que realmente podamos avanzar. Hay que sacarse las cadenas de la apariencia y trabajar más en cómo nos vemos por dentro y en mejorar quiénes somos en realidad. ¿Acaso queremos un país donde no se puedan distinguir las personalidades? Cada quién debe poder verse como le gusta sin pensar tanto en lo que opinen los demás. Aplaudamos la diversidad. Caminemos para adelante, no para atrás. El mundo de hoy quiere ver prototipos originales capaces de ver desde ópticas diferentes, no producción en serie.

Acá les dejo uno de los singles del último álbum de Los Amigos Invisibles que habla un poco sobre esto. No somos pocos los venezolanos que criticamos el hábito de criticar.

Anuncios
  1. y no es solo en venezuela mi querida beth! creo que la masificacion de prototipos esta en cada centimetro del mundo!!
    love!!

  2. Love back mi Cesu! Combatamos eso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: