Betina Barrios Ayala

La controvertida década de los 25 a los 35

In Opinión, Reflexión on agosto 20, 2011 at 1:02 pm

Habla un compañero de clases, llamado Diego (40 años, Argentino):

“Los jóvenes de 25 a 35 años están insertos en un mercado laboral empobrecido, que no da oportunidad para que a partir de esto, y como fruto de su labor, comiencen un proyecto de vida”

Evidentemente, dichas estas palabras, el 75% del salón de clases estamos dentro de este margen de edad y exactamente en esa circunstancia. Pasa en todo el mundo, en algunos países más que otros, y mientras yo demostraba mi interés por su intervención, también lo hacían oyentes italianos, franceses, iraníes, americanos, mexicanos y estoy segura que nos habla a todos esta sentencia.

Es una realidad el hecho de que los jóvenes estamos circulando en un mercado laboral que no alcanza a pagar 1000USD al mes. Esto no es suficiente para planificar demasiado ni para tener la independencia que quisiéramos para comenzar a plantearnos proyectos serios, y otros no tanto. Los sueldos rondan los 800USD, y con una rápida matemática nos damos cuenta de que esto no es más de 5 USD la hora. Estos números ridículos al lado del precio de las cosas es desmoralizante.

Estoy segura que para nadie es una sorpresa esto, y no puedo evitar intentar formular las causas que han hecho que esto sea así.

Por una parte, somos cada vez más en el mundo. Más población y más estudiantes. La globalización ha hecho que estemos alerta, que podamos observar las realidades paralelas entre todos los países que pensamos son tan dispares por la clásica diferencia entre primer y tercer mundo; pero la verdad es que la brecha entre ambos, en algunos aspectos, cada vez se acorta más.

En cualquier parte del mundo, ahora mismo, hay un buen número de profesionales desempleados, o trabajando en alguna cosa que tal vez no es la que más le gusta, o ganando muy poco por trabajar demasiado. Y esto comienza una cadena ininterrumpida de consecuencias que termina en posicionarnos a los que cursamos esta década de la vida en un rol de dependencia bastante incómodo.

Nosotros los jóvenes no tenemos opción de tomar un crédito que venga de algún banco. No somos una población confiable para endeudarse y el sistema financiero lo sabe. Sabe que no estamos en capacidad de pagar más de los gastos personales que tenemos y luego de pedir un crédito aparecen preguntas como: ¿Tiene usted un fiador? ¿O tal vez una garantía? No es suficiente tener la voluntad de aceptar el compromiso de optar por un crédito e irlo pagando poco a poco con intereses bastante altos que nos hacen pagar el doble de lo que necesitábamos.

¿Qué hacemos los jóvenes entonces? Ante nuestra pequeña frustración, viajamos o estudiamos otra vez, buscando la forma de sentir la independencia.

Algunos llegamos a otras latitudes para trabajar y ganar en monedas más fuertes, otros toman la decisión de ir a países con economías más atrasadas que la propia e intentan vivir de sus ahorros, y otros más intentan conectarse con el ritmo que les tocó y se dedican a trabajar incansablemente para a través de su constancia conseguir beneficios en el futuro.

Pero sea cual sea el caso, lo cierto es que se ha desnaturalizado el valor del trabajo humano. Por eso estamos tan acostumbrados a ver esas caras agotadas de entregarle su energía a un sistema que no se la devuelve. ¿Cuál será la fórmula para volver a ver a los jóvenes un poco más involucrados? Muchos no sabemos qué hacer. Tener un negocio propio parece ser la única respuesta. Entonces, ¿Quién trabajará para quién?

El futuro es un nido infinito de preguntas sin respuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: