Betina Barrios Ayala

Recuerdo y Recuento

In Reflexión on junio 2, 2011 at 11:29 am

Pensamos en nuestra vida profesional y pensamos mucho. ¿Profesional? ¿Qué significa? Es complicado. Realmente me hice profesional porque siempre me dijeron que era bueno tener algo. Porque estudiar es eso. Es eso en que inviertes y nadie te quita, es una de las pocas cosas intangibles que realmente nos llegan a pertenecer en la vida.

Terminé la universidad hace casi cuatro años. No me lo creo cuando lo digo: “Soy profesional hace casi cuatro años”. Es interesante.

Por una parte, me alegra mucho porque terminé con esa etapa hace tiempo. Me quitó un peso de encima. Realmente era importante hacerlo y decidí hacerlo rápido. Pero a pesar de que no me arrepiento de mi decisión, debo decir que haberlo hecho más despacio hubiese sido también una buena alternativa. Porque cambiamos. Los seres humanos nos vamos transformando con el tiempo y perfilando nuestras prioridades. Probablemente si volviera a la UCV ahora, si repitiera eso de nuevo, lo disfrutaría más.

Recordando buenos momentos es frecuente caer en el análisis inevitable de pensar en qué habría pasado si hubiésemos actuado diferente en algún momento. Si nuestras decisiones hubiesen sido otras. Y esto nos hace reflexionar, replantearnos metas, mirarnos en el pasado como personajes de película e intentar dibujar cómo habría sido.

Me encantó la universidad. Todavía las escasas veces que puedo pasar cerca o a través de ella me provoca bajarme e ir a clases. Recorrerla. Sentarme en la grama y en el cemento frío. Me enseñó muchas cosas. Conocí a un buen número de gente increíblemente valiosa porque los admiro a muchos de ellos. Me hizo tener ahora en mis archivos académicos e informales, informaciones que solo me pudo dejar haber pasado por ahí.

Me encanta saber cómo están mis amigos de la universidad. ¿Qué cuentan? ¿En qué trabajan? ¿Qué han aprendido? Siempre estamos cambiando. ¿Cómo se sienten? ¿Se descubrieron? Son muchas preguntas, pero me divierte buscarles las respuestas. Saber en qué están pensando ahora, debatir sobre temas, escuchar sobre sus vidas.

Yo trabajé varios años. Me divertí un montón y me dediqué a hacer lo que siempre quise y viajé. Viajé y conocí cosas y descubrí otras. Y ahora estudio otra vez, pero es diferente. Estudio una maestría. Estudio con poca gente, somos todos diferentes. Venimos de distintos lugares, experimentando distintas cosas. Es como un salón en el que tienes muchos profesores al mismo tiempo. Algunos tienen varios estudios de postgrado, otros trabajan mucho, otros saben mucho, otros no hablan muy bien español, otros lo hablan perfecto. Otros vinimos desde lejos y nos tomamos la libertad de regresar a ser estudiantes otra vez, porque eso se añora cuando se termina.

Debo decir que en mi experiencia, cuando me hice profesional, uno de los primeros descubrimientos que hice fue desear no dejar de estudiar nunca. Definitivamente es para mí la “ocupación” del tiempo más perfecta. Estoy feliz de que ahora puedo volver a escribir “estudiante” en los renglones que preguntan a qué me dedicó en las planillas. En volver a decir que “estudio” cuando me preguntan qué hago.

Anuncios
  1. Es muy placentero, estudiar. Me declaro capaz de erizarme y sentir orgasmos frente al olor a nuevo de un libro, un reto intelectual, discusiones polémicas, reflexiones sacudidoras… Me declaro una nerd empedernida. Y complacida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: