Betina Barrios Ayala

Ceguera Voluntaria

In Opinión, Política, Reflexión on agosto 17, 2012 at 6:15 pm

Venezuela es un país conformado por una sociedad a la que le cuesta salir adelante porque no sabe mirar más allá de lo evidente; porque no para de ver hacia adentro. He considerado siempre inútil establecer analogías entre EEUU y nosotros, porque somos radicalmente diferentes desde la raíz; pero esta vez no puedo pasarlo por alto.

Los presidentes de los EEUU miran hacia fuera. Hay una política de Estado, hay un propósito supraindividual; hay un interés nacional. En nuestro país, los presidentes distan de ver más allá de la lucha interna por el poder. La política doméstica se roba toda la atención; y la conveniencia propia, es para el presidente, el fin último de su accionar. Seguramente esta no es una de las atribuciones constitucionales  que contempla nuestra carta magna para el ejecutivo nacional, pero ocupando este cargo público hay algunos que lo practican como si fuese un dogma. Realmente me pregunto si alguna vez dejaremos de ser tan inmaduros.

Ese refrán tan cruel que reza: “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”, cada vez se adapta más a mi óptica. Para ser presidente de Venezuela hay que ser venezolano. ¿Cómo podemos pensar, cuando somos tan profundamente “vivos” en la cotidianidad, que tendremos un gobernante que tomará decisiones guiadas por motivaciones más trascendentales que aquellas que le afectan a sí mismo? El egoísmo, la ausencia de esa facultad para ponerse en el lugar de otro; es una de las características más generalizadas y mejor demostrada en nuestra sociedad.

En el aeropuerto, el SAIME – Identificación y Extranjería -, como institución moderna, instauró unas máquinas que en el proceso de inmigración toman tus huellas, te identifican y te imprimen un adhesivo en lugar de un sello húmedo en el pasaporte. Hay tres de estas máquinas para salir del país, solo funcionan dos de ellas. Un pendón del ancho de una hoja carta y con altura de aproximadamente metro y veinte, indica que esas dos filas para ingresar a las puertas de embarque a través de este sistema automatizado es solo para venezolanos, mayores de 18 años que porten pasaporte electrónico y cédula de identidad. No está escrito en otro idioma, como para que turistas que no dominan el español lo comprendan o al menos puedan verlo. Muchos extranjeros  hacen su cola y se frustran cuando colocan su pasaporte y no pueden continuar con el proceso de identificación. Se miran a sí mismos perplejos. Justo en ese momento sale una persona del SAIME de mala gana a decir en voz alta que esa fila es solo para venezolanos, que tienen que hacer otra fila, otra vez y más larga. Además de esto, con completa desidia, dice en voz alta: “Señor, es que no leen; ahí está el letrero”. La mujer es incapaz de pensar que aún si viera el cartel, quizás no lo entienda, pues sólo está en español y tiene un tamaño y una ubicación inapropiada.

Sufrí un rato al presenciar la misma escena repetidas veces y lo comenté con los que me rodeaban. Cuando fue mi turno de pasar a la máquina, al salir estaba una muchacha esperando en un mostrador para anotar mis datos de nuevo. Así es que la máquina no hace todo el trabajo sola, no representa una ventaja real para nadie. Le dije con preocupación, después de saludarla, que afuera debía estar una persona representante del SAIME para dar indicaciones para el uso correcto de la máquina, tanto a venezolanos como a extranjeros. Ella me contestó, en buen tono, que esa era la situación dado que en ese momento no había personal disponible para efectuar esa tarea porque se habían ido a almorzar.  A lo que repliqué, con tono de preocupación, que eso no estaba bien y ella me miró con un semblante que mostraba una mezcla de comprensión y resignación, además de complicidad. Nadie es capaz de identificarse con aquellos que son afectados porque uno deje de hacer su trabajo.

Este gobierno compra máquinas ridículas que pretenden mostrar una falsa evolución. Este gobierno “socialista” actúa frente a esta crisis tan profunda donde no hay trabajo, eliminando puestos disponibles y necesarios. Este gobierno emplea como servidores públicos, personas que nunca han asistido a un taller o recibido alguna instrucción sobre responsabilidad laboral. Tenemos empleados públicos víctimas de la inercia, la apatía y la indiferencia y todos somos un gran espejo de eso que más nos irrita.

No saldremos de esta situación tan incómoda que nos lleva a soportar malos gobiernos, mientras los hijos de este país sean en su mayoría, siempre corruptos, dependientes, conformistas y egoístas; víctimas de una profunda y crónica ceguera voluntaria.

About these ads
  1. La situación que se describe en este artículo, es cada vez mas “normal” en este país. Pareciera que en vez de progresar y evolucionar como país, estamos quedándonos en un lugar donde ya muchos otros países, con menos recursos que nosotros desde todo punto de vista, ya han pasado.

    El retroceso es nuestro presente. Estas denuncias deben ser oídas por aquellos que tienen el poder para cambiarlas, pero lamentablemente la “ceguera voluntaria”, la complicidad y la impunidad, no se los permite.

  2. Cuando uno piensa en este tipo de cosas; y cuando digo “uno” hablo de mi mismo, se da cuenta de lo que significa bajar la cultura al pueblo, en vez de subir el pueblo a la cultura. Estas situaciones no solamente ocurren en Maiquetía, eso ya lo sabemos. Yo mismo he vivido cosas parecidas, pero en el mundo laboral y empresarial. Mientras quieres llevar el nivel de tu trabajo más arriba, hay una parsona que esta en un puesto de mayor jerarquía que no esta dispuesto a subir sus espectativas de trabajo y que tampoco esta dispuesto a dejar a que tú lo hagas. Eso esta regado por todo el territorio nacional, y al parecer en nuestro sistema cultural.

    Este artículo me recuerda a otro que escribiste sore el servicio. No estamos ni cerca a lograr que esa palabra forme parte de nuestro vocabulario cotidiano, hasta que subamos la cultura, y con ella subamos al pueblo a lo que realmente se merece.

    Sobre si este gobierno es “Socialista”, no tengo la menor duda de que su ultima máscara es la del Fascismo. Lamentablemente, me parece que el 99% de la población de este país no tiene ni la menor idea de lo que significa ser una cosa o la otra, sin contar a los que no les importa quien este de turno ya que estan comodos co lo que venga. Y es una posición que personalmente me cuesta entender.

    Esta ceguera voluntaria tambien podria terminar siendo auto-impuesta, que en mi opinión es peor aun que la voluntaria, ya que implica el hecho de habere dado cuenta de una realidad, pero que sin embargo, al no poder ser resuelta por el individuo, y para no permanecer en la frustración, termina poniendose una venda en los ojos a sí mismo para no ver la realidad que le aturde y descorcierta.

    Esperemos con confianza y esperanza que vengan nuevos tiempo, que nos permitan comenzar a cambiar como sociedad, ya que el cambio en su primer estadío esta en cada uno de nosotros. De eso no tengo la menor duda.

    Gracias Beti, por compartir y abrir este espacio de dialogo y de encuentro.

    • Sergio gracias por tu lectura de siempre y tus comentarios. Coincido contigo en tus apreciaciones. La verdad es que es necesario llamar a la reflexión para lograr los cambios necesarios. Cada uno de nosotros tiene en sus manos el poder de dar el ejemplo y contribuir desde su lugar, por más humilde y sencillo que parezca, a mejorar nuestra sociedad. Nuestros líderes surgen de entre nosotros mismos y eso es algo que a veces olvidamos porque existe una clara tendencia hacia la deshumanización del ejercicio del poder.
      Gracias siempre por esta buena amistad cibernética.
      Betina.-

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.258 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: